Inicio · Noticias · El presidente de la Academia clausura la Escuela de Verano de la Academia en Mérida
El presidente de la Academia clausura la Escuela de Verano de la Academia en Mérida
26 julio 2019
Jesús Cimarro agradece a los alumnos y ponentes la dedicación y el entusiasmo con que han asistido a las sesiones y talleres, que se han celebrado del 23 al 26 de julio en la ciudad emeritense.

Clausura de la Escuela de Verano de la Academia en Mérida 2019

A las 20:00 horas del 26 de julio de 2019 en el auditorio del Centro Cultural Alcazaba se ha celebrado la clausura de la Escuela de Verano de la Academia en Mérida. En el acto han intervenido el presidente de la Academia de las Artes Escénicas de España y director del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida Jesús Cimarro, junto a los directores de la Escuela Carmen Márquez Montes y Santiago López Moreda.  

La Escuela de Verano de la Academia en Mérida es una actividad de la Academia de las Artes Escénicas de España y su Fundación, con la colaboración de la Comunidad de Madrid, el Ministerio de Cultura y Deporte (Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música y Dirección General de Industrias Culturales y Cooperación), Festival Internacional de Teatro Clásico de MéridaUniversidad de ExtremaduraMuseo Nacional de Arte Romano de Mérida y Fundación SGAE.

 Foto de grupo de la Escuela de Verano de la Academia en Merida con Alonso de Santos

II Escuela de Verano de la Academia

El dramaturgo y académico de honor José Luis Alonso de Santos inició la última jornada de la II Escuela de Verano de la Academia, que se ha venido desarrollando en el Museo Nacional de Arte Romano y el Centro Cultural Alcazaba de la ciudad emeritense desde el 23 de julio. 

Alonso de Santos, que ha colaborado en numerosas ocasiones con el Festival de Mérida, disertó sobre “La recepción del teatro grecolatino”, título de su conferencia, en la que explicó las dificultades que encuentra el género grecolatino para llegar hoy al público habida cuenta de la evolución histórica y social y de los fines para los que fueron escritas estas obras.  

El autor explicó que las grandes tragedias se producen en un periodo muy concreto, en el siglo V antes de Cristo, las más destacadas son de temática familiar y en torno a una cosmogonía sagrada que hoy el espectador desconoce y en la que ya no cree. En ellas los dioses tienen un tiempo circular y por eso los teatros griegos tienen una escena circular. Otra dificultad añadida, en su opinión, es que el teatro griego no era para ver, sino para escuchar, justamente lo contrario de lo que ocurre hoy día.

Lo que en su opinión no ha cambiado de ayer a hoy es la naturaleza política del teatro: “El teatro era y es propaganda”, añadió.

Tras la intervención del dramaturgo, la profesora Carmen Giménez Morte intervino a través de un video, presentado por César Gil, en el que explicó cómo era la danza antigua grecolatina. Y la mañana se clausuró con un animado debate con dramaturgos jóvenes, moderado por Margarita Piñero, que continuó por la senda abierta por Alonso de Santos en torno a las dificultades de adaptar a nuestros días los mitos sin caer en el panfleto. Participaron Albert Tola, Félix Estaire, Pedro Martín Cedillo, Almudena Ramírez Pantanella, Gon Ramos y Diana M. de Paco Serrano.

La Academia recogerá en una publicación las conferencias más destacadas que se han ofrecido en esta edición de la Escuela, como ha hecho con las dictadas en la primera edición celebrada con la Universidad de Salamanca, bajo el título José Zorrilla, de la modernidad a la posmodernidad en la escena, y que están disponibles en su web.

En este sentido está previsto publicar la ofrecida el miércoles por Trinidad Nogales, directora del Museo Nacional de Arte Romano, que en su intervención “El teatro Romano: análisis e iconografía”, hizo un recorrido por las peculiaridades del teatro de Mérida, deteniéndose en su recuperación arqueológico, y luego explicando las características de su construcción, información que se conoce gracias a las inscripciones que se conservan.

Nogales señaló que este teatro sigue el canon de un anfiteatro romano, con sus partes y significaciones, y que experimentó varios periodos desde el momento de su creación, el año 16-15 antes de Cristo, enriqueciéndose conforme evoluciona la colonia de Mérida. Su evolución es un ejemplo de la propaganda política.

Igualmente, se recogerán las de José Cheo Oliveras, director del Teatro Círculo de Nueva York, que ilustró a los alumnos sobre las compañías que producen teatro latino en Nueva York como la suya, lo que le permitió ofrecer un recorrido por la historia del teatro hispano de la ciudad. Respecto a Teatro Círculo, que tiene 25 años de vida, explicó que gracias a la ayudas del municipio compraron el edificio que hoy ocupan por el valor simbólico de un dólar, pudiendo obtener los cinco millones de dólares que costó su restauración también de ayudas públicas.

Los debates también han sido muy animados e interesantes, y todos ellos han sido grabados, como el que mantuvieron los profesores Toni Tordera (Universidad de Valencia), Carmen González (U. Autónoma de Madrid) y Carmen Márquez (ULPGC), moderados por Diana M. de Paco Serrano (U. De Murcia) a vuelta también con las adaptaciones.  Ellos debatieron sobre las diferencias entre lo que se entiende por un montaje arqueológico y las versiones, versiones libres, reescrituras, etc. Los pros y los contras de cada una de ellas y la dificultad de marcar dónde están los límites. 

Carmen González pone como ejemplo el canon de las versiones de los clásicos que España, dice que comienzan a realizarse de un modo diferente a finales de los años cuarenta, a partir de las versiones que realiza Peman, que tiene unas connotaciones políticas e ideológicas bien distintas a la que tiene, por ejemplo, la Antígona que hace Espriú en 1936.

Igualmente destacados han sido los laboratorios de creación, tanto el de iluminación impartido por Felipe Ramos, el de espacio sonoro por Ana Vega Toscano, como el de coreografía de Teresa Nieto y el de dramaturgia por Diana de Paco.

 Foto de grupo de la clausura de la Escuela de Verano de la Academia en Merida

Compartir en